fbpx

Sanar el parto que no fue.

Aceptando la cesárea.

Natalia Creche

Por Natalia Lorena Creche

El día que quedé embarazada de mi segundo hijo sentí muy profundamente un deseo de cuidar la intimidad del embarazo y del parto. Tube que buscar información y atravesar muchos miedos ya que mi parto anterior había sido una cesárea.

Mi deseo profundo era parir en casa pero en la ciudad que vivo actualmente se dejaron de hacer partos en casa y el sistema de salud no solo no acompaña esta decisión sino que además la castiga. Esto me llenaba de temores, pero no descartaba la posibilidad de intentar un PVDC. Así llego a mi el contacto de una Doctora, ella con toda su sabiduría me ofreció acompañar los controles mensuales desde mi casa. Así logré atravesar un embarazo poco intervenido sin vacunas sin estudios invasivos, en la tranquilidad de mi hogar.

Pero se acercaba el tiempo de parir y después de mucha búsqueda nos decidimos en familia viajar mas de 1000 km y apostar a esta gran decisión de parir en intimidad.

Pero no todo salió como lo esperaba, Elene nació por cesárea y realmente fue un momento muy duro para mí. Había pasado casi tres días llena de amor, de cuidados, de mantras, de música, de masajes, de enojos, de llantos y de risas. Pase de sentir todo mi cuerpo a que me lo anestesiaran, pero todo esa experiencia no había sino en vano, toda esa energía me acompañó o mejor dicho nos acompañó en el quirófano. El equipo de salud me trató con mucho amor. Todo eso me permitió sobrevivir emocionalmente al dolor de no poder ser dueña de mi cuerpo y aún peor que se llevaran a mi pequeña. Es muy duro no poder parir en intimidad, es muy duro no poder quedarte con tu cría. Pero la vida me estaba presentando ésta situación y ahí estaba aceptándola.

Cuando digo que la energía seguía allí es porque cuando recuerdo que solo estuvimos 19 horas en ese sanatorio por momentos siento que no estuve allí. Apenas cambiaron a Elene se la dieron a mi pareja que también, inundado de amor y energía de esos días de trabajo de parto solo la abrazaba y lloraba mientras Elene me esperaba entre succión y succión de su manito.

Cuando me la dieron la puse a mi tetita y no la solté más. No sé como pasó, pero le hicieron un sólo control y lo hicieron sobre mi cuerpo. ELENE nació a las 2 de la tarde de un viernes 18 de Mayo y a las 8 de la mañana del día siguiente yo ya estaba cambiándome para irme (pedí alta voluntaria). Es increíble lo poderosa que me sentía a pesar de estar operada, hasta dormí sin compañía, preferí que mi pareja fuera a dormir con mi otro hijo, yo me sentía fantástica seguía llena de oxitocina de esos bellos, inolvidables e íntimos días de parto. En la casa que habíamos alquilado, mi hijo nos esperaba ansiosamente. Él también tenía la ilusión de verla nacer. Lo habíamos hablado, habíamos mudado el hogar un mes antes con el deseo inmenso de recibir a Elene en intimidad.

Algo en mi interior me confirma que Elene recibió todo aquello que yo anhelaba para su llegada. Su parto fue lo mas respetado posible.

Por algún motivo de mi aprendizaje y evolución yo no pude cumplir mi gran deseo de parir vaginalmente. PODRIA AQUI EXTENDERME y contar todos los aprendizajes que ésto me trajo.

Pero deseo en realidad contarles que cada vez que me siento triste por ésto me toco la cesárea y doy gracias a mi cuerpo por haberme permitido parir como pude. Le agradezco también a mi útero que me permitió cobijar a Elene y la cuidó tan bien.

A mi lo que más me ayuda en estos momentos de tristeza por lo que no fue es aceptar y agradecer. ACEPTAR que yo necesitaba vivir eso y AGRADECER a mi cuerpo por esa experiencia.

Tener la posibilidad de informarte que es lo mejor para tu embarazo y parto siempre te empodera. NO IMPORTA tanto si hayamos podido parir como deseábamos sino todos los miedos, mitos y creencias que hemos derribado para poder tomar una elección más consciente y sin duda todo lo que hemos podido permitir para la llegada de nuestros hijos. Sé que a pesar de mi necesidad de una cesárea mi hija nació muy respetada y casi nada intervenida y eso fue gracias a todo el camino de aprendizaje que me llevó aquel deseo de parir en intimidad.

Te comparto este mantra de cesarea que leí hoy de la página de facebook «Maternidad y menopausia consciente» de Mónica Manso, y es increíble como me conectó con mis momentos de tocarme la herida de la cesárea y llorar y agradecer, también muchísimas veces hice con mis manos un corazón arriba de la herida.

Te invito a que busques un lugar tranquilo y con las manos formando un corazón en la herida digas el siguiente mantra y al finalizar busca a tu hijo y maravillate por su existencia..

MANTRA PARA SANAR LA CESAREA

Yo parí por cesárea. Por cesárea yo parí. 

Y se abrío la puerta sagrada para tí y para mí.. 

Yo pongo las manos en mi vientre y susurro para mí: Gracia querida cicatríz, por lo mucho que aprendí»

Y honto este portal de vida, por donde yo renací.

Cómo madre, como hija, como mujer sin fin.

Gracias cicatríz querida, por formar parte de mí.

Porque tú custodias bien, un dolor que padecí´.

Un dolor que yo hoy transformo en sabiduría para mí.

Yo parí por cesarea. Por cesarea yo parí.

Gracias cicatríz querida tú y yo unidas al fin.

Y mi parto fue digno y bueno, y mi parto me enseño a inclinarme ante la vida.

¡¡Más allá del corazón!!

MÓNICA MANSO.

Mujeres maravillosas comparto con amor mi intimidad y mi manera que voy sanando ese recuerdo que habita en mí. Mi experiencia no me desalienta a seguir sosteniendo que poder elegir con conciencia la manera de parir es una gran oportunidad, siempre sera un aprendizaje, sin importar los resultados. No es lo mismo una cesaréa sin información que una cesarea por necesidad. De igual manera todo forma parte de nuestro aprendizaje, pero que el resultado no nos desanime a informarnos y empoderarnos para el parto.

Si necesitas compartir conmigo como te sentiste me gustaría escucharte. Deja un comentario para ponernos en contacto.

Natalia Creche

Si lo sientes, comparte.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
vale
vale
1 year ago

llore…muy emocionarte leerte y aprender ,crecer cada dia un poquito mas,te admiro mucho naty.besoss desde neuquen ,cutralco.

Vanesa Aguirre
Vanesa Aguirre
1 year ago

No conozco los detalles de tu experiencia, pero creo que más allá de cómo nació Elene lo más importante es que esa cesárea, esa intervención fue hecha a tiempo y eso le permitió vivir. Personalmente, alguien muy cercano falleció y nunca vamos a saber con certeza si el desenlace hubiera sido otro de haberse realizado la cesárea a tiempo, lo que me deja la enseñanza de que, aunque algunos abusen de ese gran recurso médico, pasa a segundo plano cuando la vida del bebé o de la madre están en juego. Pero me alegro que, aunque las cosas no hayan terminado como deseabas, tuviste por fin tu premio, Elene. Y creo que el parir por cesárea no te hace menos madre. Se sufren los mismos dolores, los puntos están más arriba, pero en el parto vaginal también solés necesitar puntos y las diferencias no son tantas, creo yo, cuando lo que importa es poder irte a casa con ese regalito de Dios. Besitos Naty.

Vanesa Aguirre
Vanesa Aguirre
1 year ago

Naty, en un parto si abren tu cuerpo, son muy pocas las que no terminan con una episiotomía, en mi caso muy dolorosa. Claro que no es lo mismo. Pero lo que digo es que lo más importante en semejante suceso es que ese bebé tan esperado llegue con vida y sano, al igual que la madre. Mis partos tampoco fueron según lo planeado. Muchas cosas no salieron como yo quería, pero eso no dejó en mi un malestar tan grande, ya que tuve la dicha que lamentablemente muchas no tienen: me fui con mis dos bebés a casa. Y eso para mí es más que suficiente y lo demás pierde importancia. El parto para mí es una situación que hay que sobrevivir, como en una catástrofe climática, y uno no se fija en esos casos cómo fue que sobreviviste, lo importante es haberlo logrado. Te lo digo con cariño y porque quisiera que el dolor que tuviste que pasar no hubiese nublado en ningún momento tu felicidad de tener a Elene. Lamento si no lo recibiste así.

Vanesa Aguirre
Vanesa Aguirre
1 year ago

Entonces, capaz no debí escribir. Primero porque lo que dije fue justamente para ayudarte a sanar, pienso que centrarse en lo más importante y en lo que cada uno logra ayuda a sanar. Pero se ve que mis palabras no causaron ese efecto. Y por otro lado. Lo que decís no me identifica porque lo que pasé en mis partos no lo tengo que sanar. De lo que me tocó vivir, las partes no deseadas, se sanaron cuando tuve mis bebés en mis brazos. Además de un montón de detalles, de cosas que he vivido que no es éste el espacio adecuado para contarlas y que me hacen apreciar mucho más el que mis hijos estén vivos. Así que te pido disculpas por «metetme» en algo que no me correspondía. Chau Naty

Amalia Montolfo
Amalia Montolfo
3 months ago

Gracias por este artículo, me sorprendió encontrarlo en la página a la que entre para saber más sobre educación. Tengo 3 hermosas niñas, 2 de ellas (Emma de 8 y Luisina de 7) están escolarizadas y por la cuarentena comencé a plantearme esto de hacer homeschool. Siempre me pareció una idea maravillosa pero no me creia capaz de llevarla adelante.
Igual no quiero centrarme en eso sino en decirte que tuve 3 cesáreas y aún hoy siento que me quedo pendiente el gran deseo de parir. Ese deseo natural qué lo tuve en los 3 embarazos y no pudo ser…sin embargo aún hoy me encuentro muchas veces tocando la herida con algo de nostalgia y agradecimiento. Pensé que ese sentir era algo muy mío y loco a la vez, no que era algo para sanar. Pero si…es algo para sanar y procesar, porque aún hoy me quedo esa sensación del despojo de mis niñas y no que fluyeron como yo quería. Tengo recuerdos gratos, hermosos y no tantos también. La segunda cesárea fue dolorosa y tuve una experiencia de casi morir…me llevo varios años procesar todo eso y luego llegó mi tercer hija que aunque también fue por cesárea la experiencia fue sanadora. Tengo mucho para contar! Pero quiero darte las gracias porque hasta hoy no sabía que alguien compartía lo que siento a veces aún, cuando recuerdo esos momentos. Amalia desde Salta

9
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x