fbpx

¿A quién le cuesta la frustración?

Reconocerlo es un paso más en nuestro crecimiento personal.

Natalia Creche

Por Natalia Lorena Creche

Hoy mientras acompañaba a mi hijo en un taller, escuché como una mamá se enojó con su hija porque había desechado el primer dibujo que había realizado, a pesar que su hija ya estaba dibujando de nuevo y se veía muy lindo, ver la actitud de esta mamá me recordó que a mi solía sucederme igual, desde ese lugar de empatía intenté ayudarla, nombre lo que estaba viendo y le dije «parece que a tu hija le gusta mucho dibujar y quiere hacerlo mejor», y esa mamá me dijo «si pero el tema es que se frustra demasiado».

Esta mamá me recordó cuánto me costaba aceptar la frustración de mi hijo y por lo tanto acompañarla, cuanto me costaba aceptar como él necesitaba hacer las cosas, cuanto me costaba acompañar sus decisiones cuando no eran las que yo esperaba, me recordó como mi mente se llenaba de juicios, críticas y de interpretaciones hacía su manera de sentir y actuar.

¿A nuestros hijos les cuesta frustrarse o es a nosotros a quién nos cuesta aceptar y acompañar esos momentos?

¿Puedes observar qué pensamientos se apoderan de ti en ese momento?

¿Puedes conectar con qué te pasa a ti y cómo te sientas cuando tu hijo se frustra?

Natalia Creche

Si lo sientes comparte
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of