¡ Aprendo a leer y escribir de manera autónoma !

Me emociona ser testigo de como mi hijo aprende a leer de una manera muy natural.

Ya hace cuatro meses ( la edad de mi hijo era de 7 años y 8 meses) el iniciaba por deseo propio sus ganas de empezar a leer.

Me ha llevado tiempo aceptar que su interés todavía no llegaba y al mismo tiempo estaba segura que cuando el lo necesitara me pediría ayuda.

La mejor manera de incorporar nuevos aprendizajes es por necesidad y por interés, diría hoy que es la manera mas genuina de hacerlo, está en el diseño humano (Motivación intríseca vs Motivación extrínseca- Alfie Kohn).

Si observamos a un bebé esta aprendiendo todo el tiempo, aprende a comer, aprende a gatear, aprende a hablar, aprende a jugar. En las primeras edades un niño necesita pasar por el cuerpo sus aprendizajes.

¡¡Cuantas conexiones cerebrales se producirán en la acción de hacer algo nuevo!!

Escuché una entrevista hace pocos días donde una persona decía que matemáticas es más interesante cuando se vuelve matelandia. Ahora estamos en lectulandia, mi hijo llena de carteles la casa, claro ahora esta aprendiendo a escribir, y lo hace por motivación propia. En su habitación tiene una pizarra pintada en la pared y también la va llenando de palabras que se anima a escribir solito.

Me doy cuenta que para él cada aprendizaje ha sido lleno de entusiasmo, cuando aprendió a modelar plastilinas me lleno la casa con sus creaciones.

” No me quedan dudas que cuando un niño aprende por propia motivación hace de su aprendizaje un mundo “

No le hemos enseñado a leer solo hemos acompañado todas sus preguntas por el mundo de las letras y sus sonidos. La música ha sido una gran aliada no es casual que este tiempo le hayan interesado las canciones que rimaban, las que pronunciaban silabas, las que marcaban cortes en las palabras.

El lleva su ritmo, aveces comienza a leer y llega a una palabra que no puede terminar de leer y pide ayuda.

Vamos al dentista y se detiene en un cartel, lo mira y muy emocionado dice ” AHI DICE ALQUILER “. Vamos a un restaurante y muy emocionado dice PIZZA LIBRE!!

En este tiempo la primera vez que lo escuche leer, estaba en su habitación y encontró un libro de cuando era más pequeño, un libro con un texto corto y en mayúscula y lo escuché leer…Lo que me asombró en esa primera iniciativa de leer una oración era como volvía a la primera palabra para seguir avanzando, es que el no estaba leyendo de memoria ni para saber leer, el estaba leyendo para comprender esa lectura. Y aquí me detengo para hacer énfasis en la importancia de no forzar este aprendizaje ni mucho menos creer que para aprender a leer hay que ejercitarlos dándoles mucha lectura, esto es algo que hemos intoyectado del conductismo, posiblemente consigamos que lean de tanto insistirles pero le habremos quitado el amor a la lectura y la naturaleza de la lectura que es comprender e incorporar aquello que alguién esta transmitiendo através del mundo de las letras.

“Lo verdaderamente importante no es que un niño aprenda a leer lo antes posible sino que nunca deje de leer.. Un niño que ha aprendido a leer por propio interés estará enamorado de la lectura y no solo leerá sino que se apropiara del univserso através de la lectura”

Por algún motivo de nuestro sistema de creencias sentimos una gran admiración y necesidad en que nuestros hijos sepan leer, nos sentimos emocionados y contentos que sepan leer. Sin embargo no nos hemos preguntado si ellos desean y/o necesitan esa herramientas en edades tempranas. La lectoescritura es la herramienta por excelencia, toda la información que deseen incorporar lo harán atraves de la lectura, por ese motivo me parece muy importante respetar y esperar que ese proceso sea lo mas natural posible.

Aquí cito una experiencia de Rebeca Wild en su escuela. Ella contaba que cuando un niño se le acercaba a pedirle que le enseñara a leer y escribir, ella para asegurarse que sea el interes del niño y no de los padres le pedía al niño que fuera al arenero a llenar cajones donde dibujaban las letras, si el niño volvía con el cajón lleno era porque quería aprender a leer pero si el niño se quedaba en el arenero jugando era porque ese niño necesitaba mas tiempo de juego libre.

Me gusta resaltar esto a los papás que me consultan si es apropiado incentivarlos. Yo defiendo el juego libre, los niños necesitan ante todo jugar, ofrecerles y dar espacio al juego libre es lo que más debiera preocuparnos en estos tiempos donde el juego se esta perdiendo y los niños estan hambrientos de juego.

“Aprender a leer va a llegar y no por aprender a leer antes van a leer más o mejor”

No van a saber leer antes porque ejerciten más lectura. Van a saber leer cuando logren hacer las conexiones necesarias y podrán de un día para otro leer de corrido y eso sucederá no por la cantidad de libros que hayan intentado leer sino por el proceso de aprendizaje interno que van construyendo.

Es muy importante no corregir las construcciones que vayan realizando, ya que lo que no encaje ellos mismos lo corregirán cuando avancen en el proceso. Aquí quiero detenerme porque a los papás nos tienta esto de “corregir” para “ayudarlos”, pero sin saber estamos afectando su confianza, es que no sabemos realmente que es lo que están procesando y que conexiones estan realizando cuando se animan a dibujar una letra o a escribir una palabra. A mi me ha pasado que tenía un poco de temor pero por otro lado la intuición me decía que el día que la escritura fuera utilizada para comunicar mi hijo me preguntaría si estaba bien escrito. ¡Así fue!. Recuerdo que en los juegos en el barrio donde compartía con niños mas grandes “jugaban a la escuela” y alguna amiga le había corregido que el sentido de la letra era al revés como el la había escrito. Ese día vino y me preguntó si eso era verdad yo le expliqué que habían culturas mucho mas antiguas que las nuestras que escribían en la dirección que el lo hacía y que a mi me llamaba la atención que la mayoría de los niños que yo había conocido iniciaban dibujando número y letras con esa orientación ( de derecha a izquiera del papel ) . Para mí ha sido muy importante acompañar el proceso de la lectoescritura confiando en el proceso de construcción del aprendizaje de mi hijo, confiaba mucho en que su manera natural de procesar este mundo tan complejo de letras era la manera que el necesitaba para apropiarse de una herramienta que le servirá para toda su vida.

“Confiar en nuestros hijos, en el diseño humano y en su autonomía es clave para cualquier proceso de aprendizaje por el que ellos atraviesen”

El proceso de construcción del aprendizaje de la lectoescritura comienza con el conocimiento de las letras, ese interés se despertó en mi hijo a los tres años y recuerdo que hacía las letras con su cuerpo, me parecía tan genial su manera de apropiarse del mundo de las letras. Me sorprendí cuando conocí a una mamá que estudiaba la pedagogía Waldorf y lo vió hacer eso y me dijo así se enseña en waldorf las letras.

Cuando tenía alrededor de 4 o 5 años por las noches después de jugar todo el día me pedía que lo ayudara a construir alguna palabra que le había quedado del juego de ese día, en general eran palabras nuevas para su vocabulario y lo hacía con unas letras inmantadas en la heladera.

También le ha servido un abecedario y lo utiliza actualmente. Pero para empezar a escribir, que fue hace poco, necesitó modelar las letras en plastilina, ese día quiso escribir auto.

Luego empezó a escribir carteles donde primero dibujaba el objeto y recién escribía la palabra. Intercambiando audios con una amiga que es profesora de literatura me dijo que así lo propuso Saussure (el padre de la linguística) crear la imagen mental del signo, que tiene doble registros: siginificado (la palabra) y significante (el objeto en sí mismo, o sea el dibujo)

No hemos intentado motivar la lectoescritura ni hemos seguido ninguna pedagogía que por más respetuosa que parezca si es impuesta termina siendo directiva, una cosa es ofrecer materiales a nuestros hijos y otra es intentar encuadrarlos en una metodología. Es importante abrirnos a todas las posibles herramientas que nuestros hijos necesitan y decidan utilizar para su aprendizaje como por ejemplo las “temibles” tecnologías como el whatsaap, ¡SI! Mi hijo está aprendiendo paralelamente a escribir en mayúsculas y minúsculas gracias a esta poderosa herramienta y lo hace motivado por la necesidad de comunicarse aveces con su papá que esta trabajando o con sus abuelos y primos que no viven en la ciudad. Antes de querer aprender a leer utilizaba la herramienta de hablar al buscador de google y de hablar para que whatsaap escriba el texto. Estoy segura que através de esas herramientas fue tomando contacto con la palabra escrita.

“Cuanto menos apegado estemos a una pedagogía mas posibilidades de buscar herramientas propias y de construir su propio proceso de aprendizaje le daremos a nuestros hijos”

Al pie de este artículo recomiendo la lectura de algunos libros y artículos que pueden inspirar y ayudarnos a descontruir la idea directiva y sistemática en el aprendizaje. Pudiendo ofecer a nuestros hijos la posibilidad de ser autónomos en la construcción de sus propios procesos de aprendizajes.

Deseo de corazón que mi experiencia te llegue, te inspire y te permita hacerte nuevas preguntas para buscar nuevas respuestas siempre a favor de los niños.

¡Que tengas un bello día!

Lecturas recomendadas:

“EDUCAR PARA SER: Vivencias de una escuela activa”. – REBECA WILD

“MI HIJO NO QUIERE IR A LA ESCUELA ¡Y TIENE RAZON!” .- CRISTINA ROMERO Y LAURA GUTMAN

“Como crear no lectores”- artículo de Alfie Kohn https://www.alfiekohn.org/article/create-nonreaders/

¡ JUGAR ES COSA SERIA!

” Jugar es crear, jugar es investigar, jugar es apasionarse por algo y no terminar hasta lograrlo ”

Natalia Lorena Creche (Mamá que educa en casa)

Mi hijo ya esta por cumplir 8 años y sigue muy interesado en jugar. Observarlo me permite asegurar que el juego es el motor del aprendizaje y aqui cito a Andre Stern (autor del libro ” Yo nunca fui a la escuela “) , el mismo en una entrevista dice que no ha podido dejar de jugar a pesar de ser adulto.

Jugar es poner entusiasmo a lo que hacemos, jugar es conectarnos con nuestro lado mas creativo.

Me asombra como a mi hijo le apasiona lo que hace, el no diferencia si algo es más importante, el no tiene jerarquías en la elección de sus aprendizajes, es tan importante hacer un budín o preparar un desayuno cuando tiene hambre como investigar cuando algo le inquieta, esto hace que haga todo con entusiasmo y con mucho compromiso.

Quiero compartirte mis experiencias de como voy derribando tantos mitos mitos y creencias sobre el aprendizaje.

– ” Mi hijo tiene que aprender lengua, matemáticas, ciencias, si no le enseño no tendra interés…”

Cuando deseacolarize a mi hijo tenia la idea que para que aprendiera determinados contenidos tenía que enseñarle determinadas asignaturas tal como lo establece la currícula escolar. Me puse a investigar y no conectaba con esa manera un poco dirigida y metódica de enseñar las cosas, a la vez que notaba que a mi hijo no le llamaba la atención todo esto. El solo quería jugar me lo pedía todo el tiempo y se veía muy felíz.

El sistema educativo ha establecido jerarquías en el aprendizaje, haciendo énfasis en la lectura, en las matemáticas, en las ciencias, pero lo hizo dividiendo los contenidos y separando la información, esto en mi experiencia es lo que dificulta a los niños su adaptación a la manera en la que el sistema sostiene que una persona debe aprender. Para un niño es casi imposible dividir su experiencia de su aprendizaje, las dos cosas suceden al mismo tiempo, y para que sucedan tan naturalmente deben sentirse motivados, entusiasmados e interesados por hacer ellos mismos aquello que luego se convertirá en un aprendizaje. Es como aprender a caminar, no les explicamos como deben aprender a caminar, ellos mismos cuando estan preparados comienzan a intentarlo y lo hacen motivados porque ven a su alrededor a los demás hacer los mismo, cuando aprenden a hablar tambien es así, nos escuchan hablar y así de a poco mientras van pudiendo hacer las conexiones necesarias van pronunciando las primeras palabras. Con lo demás sucede igual, en un mundo donde existen carteles, letras, hoy por sobre todo, estamos plagados de publicidad, pizarras, bolantes, celulares, habitamos en un mundo lleno de letras y palabras, es casi imposible pensar que no querran incorporar tanta información, y seguramente la van incorporando sin que nos demos cuenta. Vivimos en la era de la información y la tecnología y está al alcance de todos, pensar en que una persona no aprenda es muy díficil en este contexto y con estas herramientas.

– ” Si solo lo dejo jugar todo el tiempo no le estoy enseñando a ser responsable..

Aveces creemos que tenemos que enseñarles a nuestros hijos el sentido de responsabilidad porque es de la única manera que van a poder asumir algún desafío, y asi incorporar nuevos aprendizajes, pero esto sucede cuando por nuestras creencias no hemos podido acompañarlos en sus pasiones y en sus intereses, cuando le hemos impuesto y obligado actividades que ellos no se sentian motivados. Recuerdo que me costó mucho reseptar el espacio de juego de mi hijo, para el era superimportante que el juego no se moviera de su lugar hasta el día siguiente, en ese espacio donde habian autos, legos, plastilinas, pistas armadas, cajas, sucedían muchas cosas, en ese espacio de juego mi hijo entendía el mundo, ahí nacían charlas donde procesaba muchas vivencias.

Cuando el espacio de juego es respetado, el niño interioriza que su vivencia es importante, los niños van procesando muchísima información atraves del juego. Muchas veces estamos muy apurados por adultizar al niño, hemos introyectado muchas creencias sobre el comportamiento humano que en realidad estan fuera del eje de lo biológico y de lo natural. Hemos introyectado que para aprender hay que ser responsable, hay que estudiar, hay que sacrificarse pero esto no es así, para aprender el ingrediente mas importante es la MOTIVACION, necesitamos estar interesados y ese interés genera una motivación muy natural que nos lleva a poner el cuerpo para poder así incorporar aquello que nos inquieta, y cuando digo poner el cuerpo es porque con la cabeza solo no se aprende , podremos memorizar pero eso no tiene nada que ver con el verdadero aprendizaje. Si vamos a planos mas sencillos hemos aprendido recetas de comidas cuando hemos podido elaborarlas.

Hace unas semanas una prima le pidio ayuda a mi hijo, ella sabe que a el le encatan los dinosaurios y ha visto como en casa tengo muchos dinosaurios modelados en plastilinas, Vino a buscarlo y le dijo que necesitaba que la ayude a hacer un dinosuario con materiales reciclado pero que no tenia muchos material. El día que tenia que ir a ayudarla se desperto recordando que ella lo hablaría, para el ese pedido era muy serio, estamos hablando de compromiso, el asumió su compromiso con mucho entusiasmo, sintió mucha ilusión que un adulto le pidiese ayuda para hacer algo y confiara en el. Nos asombramos como sin dudar tomo los elementos que le servirian y lo armó ¡WUAU!, yo me preguntaba cuando perdemos esas ganas de hacer las cosas con excelencia y sin dudar. Esa creatividad que tanto intentamos motivar en las personas surge justamente de un ser conectado con sus pasiones.

¡ JUGAR ES COSA SERIA !

Otra experiencia que me ha llamado la atención ha sido que estuvo casi dos días muy conectrado armando un sistema de automatización de bolitas.Se pasó mas de 6 horas armando, buscando piezas y llegando a la presición justa en alturas y medida para que las bolas puedan pasar por el sistema.

Nadie le ha pedido que lo haga, ha tenido que atravesar mucho desafíos. Conseguir la cantidad de piezas que dieran las alturas, encontrar la presición para que las bolas pasen los desafíos correctamente.

En más de una prueba no ha funcionado pero no ha perdido la constancia y el entusiasmo hasta lograr que el sistema funcionara. Muchas veces pensamos que los niños deben leer y repetir actividades hasta cansarse para poder aprender , pero no es así, un niño puede permanecer mucho tiempo por propia desición cuando el interés es genuino, cuando ha emprendido con ganas un desafio. La motivacion es el motor del aprendizaje.

En todas las experiencias que voy describiendo Lauty solo esta jugando pero jugar es algo muy serio para él, y cuando ese juego involucra algún nuevo descubrimiento me pide ayuda e investigamos juntos.

De grandes nos piden que seamos creativos sin embargo es justamente la creatividad la que se trunca en las primeras edades cuando se comienza a dirigir el aprendizaje y aún peor cada vez se acelera mas las edades donde comenzamos a darle contenido teórico a los niños forzando así el aprendizaje y abandonando el derecho a jugar que tienen.

¿Alguna vez te pusiste a pensar lo importante que es JUGAR?

¿Siendo adulto pudiste conectar con lo placentero que es JUGAR?

¿Le permites a tu hijo jugar libremente?

¿Te interesas por lo que le gusta a tu hijo? ¿Compartes con tu hijo sus intereses?

A mi me encantaría ver los niños jugando en las veredas y no absorvidos por el sistema que los llena de tarea privando el derecho a jugar que todo niño tiene.

SIGAMOS JUGANDO A SER NIÑOS Y DEJEMOS A LOS NIÑOS JUGAR.

¡¡QUE TENGAS UN HERMOSO DIA!!

VIVIR EN VALORES Un desafío para transcenderse a uno mismo y encontrar la paz

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”

MAHATMA GANDHI

Estos días me ha llegado una experiencia atraves de mi hijo que despertó en mi el deseo de compartir como mi vida se va transformando desde que decidí vivirla en valores.

Esta diferencia la conocí gracias a leer un artículo de Yvonne Laborda que tocó mi vida en un momento de la crianza donde algo no me cerraba. Y en ese cambio radicaba la respuesta puedo decirlo hoy después de más de 2 años que llevo integrando en mi vida valores y conceptos de la comunicación no violenta.

En casa hemos decidido tener como valor LA VERDAD y EL AMOR. También estamos trabajando muy profundamente en la manera que nos comunicamos, tratando de eliminar los juicios, las críticas, las etiquetas y las comparaciones (competencia).

Mi gran eje en este camino es mi hijo ya que es quien mejor me refleja y mi pareja con quienes nos ayudamos a ver lo que aveces por nosotros mismos nos cuesta muchísimo.

Quisiera detenerme e invitarte a que confies en la manera de comportarse de tu hijo, los niños tienen las neuronas espejo activadas al 100 % (esto lo estoy aprendiendo en una diplomatura que estoy haciendo de cuerpomenteyalma y biodecodificación) y es por esto que sus comportamientos pueden reflejar situaciones, expresiones, gestos de los adultos que lo rodean.

De grandes hemos construido un personaje social muy fuerte el cual nos ha permitido sobrevivir y ser aceptados primero en nuestro núcleo primario (familia) y luego en la sociedad (escuelas, grupos, trabajos, etc.) Ese personaje nos enmascara y no nos permite mirar aquella partes mas sombrías que negamos y rechazamos pero que de alguna manera se manifiestan en nuestras proyecciones, en nuestros juicios, en nuestros conflictos, en nuestra corporalidad y gestualidad y también en nuestros silencios. Los silencios, las mentiras o verdades contadas a medias generan energías muy pesadas en nuestro ambiente mas íntimo y son los niños quienes como buenas esponjas las perciben y las manifiestan en forma de explosión, llanto, enojo y/o enfermedad.

A día de hoy todavía necesito ser consciente de esta desición, a día de hoy todavía no integro totalmente esto que quiero para mi vida porque me esta llevando trabajo interno de mirarme, de trabajarme, de revisarme y de transformar mi manera de comunicarme. Porque todavía cuando no puedo conectar con mis necesidades y sentimientos utilizo palabras muy negativas en mi forma de expresarme.

Te quiero compartir experiencias de como mi hijo me acompaña en este proceso y como el ya tiene mejor integrado todo esto..Es que en realidad en la escencia del ser humano no existe todo esto, en la escencia del ser humano esta el AMOR , LA VERDAD y la espontaneidad.

Estos días he tenido una diferencia con una persona y mi hijo me escuchaba grabarle un audio expicándole lo que yo sentía mientras lo grababa el me dice ” Mamá esa persona no te esta haciendo nada esa persona solo te da lo que puede!! ¡Wuau! En ese momento corté el audio y le agradecí por esa toma de consciencia, ya que venimos trabajando este concepto hace tiempo. El otro no nos hace nada, el otro da lo que tiene, el otro se comporta como se siente al igual que nosotros. Esta nueva manera de mirar al otro nos ha permitido sostener nuestra estima y empoderar a nuestro hijo en las situaciones de conflictos.

Mi hijo tiene 7 años y es una etapa donde muchos niños ya han aprendido e interiorizado la burla, la competencia y el desprecio (distintas formas de violencia pasiva) como manera de expresar su malestar, y lo hacen de esa manera porque es un tipo de violencia invisible y no esta tan despreciada socialmente como la violencia activa (pegar, romper, destruir).

Me ha costado mucho aceptar esto pero necesitaba acompañar a mi hijo de una manera sana y decidí explicarle que existe un arte marcial (el AIKIDO, el arte marcial de la paz) que tiene como filosofía no devolver con violencia un ataque. Es un tipo de arte marcial que no devuelve a su atacante con otro ataque sino que redirecciona la energía del ataque para que regrese a quien la causó, permitiendo de esta manera devolver el problema al otro. Esta práctica me parece un interesante ejercicio mental. Para poder vivir de esta manera hay que tener claro que el ataque viene desde afuera y que de mí depende devolver eso que no quiere que me llegue ni me afecte. O sea no devuelvo violencia sino que si estoy en verdadera paz devuelvo esa energía a quien la emitió permitiendo también que quien a actuado mal pueda si desea preguntarse que lo ha impulsado a comportarse así. Le ofrecrí practicarla y esta muy contento, se que es una herramienta más en su vida para afrontar con verdadera seguridad emocional situaciones de violencia sutíl con la que se enfrenta continuamente, porque lo que es en el cuerpo es en la mente y lo que es en la mente en el cuerpo.

Muchas veces nos sentimos impotentes antes las situaciones de burlas, comparaciones o desprecios que viven nuestros hijos pero si les enseñamos a defenderse de la misma manera no estamos cortando la violencia, y además les hacemos creer que los que los demas dicen y opinan de ellos tiene algún tipo de peso en lo que ellos son realmente.

Otra experiencia muy transformadora que estoy atravesando fue a partir de la idea de ir erradicando los juegos de competencia en las vivencia de mi hijo. Lo que trajo como consecuencia autoobservar nuestra manera de expresarnos cuando hablamos de personas o situaciones diferentes a nosotros. El otro día comíamos un budín y yo dije que ese budín era mejor que otro que habíamos probado a lo que mi hijo me dice “Mamá estas compitiendo no hay nada mejor ni peor”. Este planteo me hizo dar cuenta que tenía razón que mi expresión todavía habla de este sistema de competencias tan arraigado en nosotros que se nos introduce, sobrevalorando algunas cosas y descalificando otras. Luego de entender esto le agradecí a mi hijo y le explique que una expresión mas correcta hubiese sido “prefiero comprar este budín porque me gusta muchisímo”.

La manera de expresarnos tiene una carga muy sutíl, pero los niños la perciben, nosotros ya no logramos percibir la sutileza del juicio, de la crítica, de la comparación y la competencia porque en algún momento hemos desconectado de nuestro sentir verdadero y nos hemos amoldado y acomodado a la manera de vivir bajo un sistema que enseña a descalificar, a jerarquizar, a dividir, a castigar. De alguna manera muy inconsciente vamos formandonos bajos ideas muy duales, lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, lo positivio y lo negativo, lo lindo y lo feo, esto está gravado en nuestro inconsciente colectivo y necesitamos transcender esa manera dual de vivir y percibir la vida para poder comprender que somos un todo y que lo que ocurre afuera también acontece dentro.

Yo he necesitado reconocer esta dualidad en misma y aceptar aquellos aspectos que menos me gustaban para poder así sanar esas partes en mi. Vivir en valores es trascender ese esquema dualista y moralista para poder conectar con nuestro ser mas auténtico.

Deseo de corazón que mis vivencias te toquen, te lleguen y te acompañen a incorporar en tu vida nuevos aprendizajes que aporten verdadera paz a la humanidad.

¡¡¡Que tengas un bello día!!!

¿QUE APRENDEMOS CUANDO NO ENSEÑAMOS?

IMG-20190412-WA0017[1]

“Quiero hacer para aprender y no aprender para hacer”

Lautaro Ledesma

Estos días de vivir sin escuela donde aveces podemos dudar del aprendizaje de nuestros hijos podemos volvernos muy buenos observadores, podemos volver la mirada a lo cotidiano y darnos cuenta que la vida en si misma es un constante aprendizaje. No se puede vivir sin aprender, y los niños son grandes aprendices, están tan poco contaminados por el pasado o el futuro que su capacidad innata de estar en el presente les permite absorber, experimentar y así aprender de todo lo que hacen y de todo lo que viven.

En nuestro caso hacemos vida sin escuela, por lo que no seguimos un plan de estudio dentro del hogar. Nos apasiona la idea de ser nuestros propios maestros, nos apasiona la idea de descubrir el mundo desde nuestro interés mas genuino. Esto ha sido todo un desafió viniendo de donde venimos. Yo he sido bastante “sistemática” hasta culminar una carrera de grado en la universidad, motivo por el cual voy de a poco también conectando con mi lado mas curioso, con ese lado que debí apagar para “aprender lo que debía saber según el sistema de enseñanza”. Vamos desaprendiendo para por fin despertar nuestro lado mas curioso, y digo “vamos” porque vivir sin escuela esta siendo una experiencia maravillosa para todos.

En este artículo deseo compartirte todo lo que voy descubriendo del aprendizaje.

A mi hijo le gusta muchísimo jugar a un juego bastante conocido para niños de su edad se llama Minecraft. Yo tenía bastante resistencia a las tecnologías y aquí doy gracias a Yvonne Laborda (no por casualidad la conocí gracias a las tecnologías) con ella he trabajado internamente muchos mitos y miedos a raíz de este tema y Esteban Nunes un Psicopedagogo y gran pensador, apasionado de los vídeo juegos quien me apoya constantemente con ideas sobre este tema de gran controversia a nivel de aprendizajes . Motivo por el cual me invite a meterme un poco al mundo de mi hijo, para eso me compre libros de Minecraft para leer con él, mientras leíamos iba descubriendo todo lo que mi hijo había aprendido (minerales, agricultura, construcción), sabia nombre de minerales, sabia donde y de que manera encontrarlos, sabia el nombre de las herramientas que se utilizan para poder picar o cavar o sembrar, sabia la diferencia y el uso de cada elemento. Esto venia a confirmar que mi hijo estaba aprendiendo (Y MUCHO). Justo ayer estuvimos en una granja donde hacemos compras y mi hijo se puso a jugar a labrar la tierra , y como suponía y de la manera que lo estaba haciendo le pregunte donde lo había aprendido , y el me contesto que lo había aprendido jugando Minecraft!!. Bueno aquí voy sintiéndome muy feliz porque el lugar donde vivo es una zona con un clima muy especial, donde las pocas actividades de agricultura son hechas por muy pocas personas ya que lleva un gran trabajo, sin embargo mi hijo a entrado en contacto con la agricultura y a aprendido atraves de este vídeo juego y lo ha hecho visible y experimentado en la granja cuando fuimos a pasear. Es muy importante recalcar que no es lo mismo estar en las tecnologías por una motivación propia y por gran interés que estar en ella como un refugio.

Otra experiencia la hemos tenido hace unas semanas cuando mi hijo me recomendaba utilizar un imán que uniera mi pollera a mi ropa interior porque ese día habíamos salido y un viento muy fuerte me levanto la pollera, intrigada le pregunto de donde saco esa idea y me dijo DE IDEAS DE 5 MINUTOS, unos vídeos que el miraba hace un tiempo en YOU TUBE.

A mi me gusta mucho mirar películas sobre historias reales y a mi hijo le encanta mirarlas conmigo. Hace mas de dos años vimos el FARO DE LAS ORCAS, una película que trata sobre la vida de un niño con AUTISMO. Hasta ese momento mi hijo no había tenido la oportunidad de estar con un niño con autismo pero hace un año fuimos a casa de una mamá que tiene un hijo con estas características, algo en mi interior me dicto no decir nada no aclarar nada a mi hijo, sino confiar en que un niño puede vincularse normalmente con cualquier persona, que lamentablemente aveces los adultos hemos aprendido a hacer demasiadas explicaciones y creemos que aclarar esas diferencias ayuda en algo, en realidad aveces no ayuda en nada y generamos solo “DIFERENCIAS”. Mi asombro fue tal que cuando mi hijo vio al niño haciendo unos ruidos, me dijo MAMA el tiene AUTISMO, a lo que le pregunte como se había dado cuenta y el me contestó porque hace lo mismo que el niño de la película. Luego de eso el intentó jugar con ese niño, el niño estaba dentro de una sabana como si fuese una carpa jugando con su celular y mi hijo se acercaba y lo invitaba a jugar, si bien el nene no salio del todo estuvieron ahí entre risas tratando de entenderse, mi hijo supo hasta donde llegar. Aquí podríamos derribar también la creencia que la escuela es el único ámbito de socialización posible o el mejor, nada mas lejano, aveces en las escuelas no permiten a los niños conectarse desde el alma desde el corazón, no debemos olvidar que los niños para poder jugar necesitan conectar.

Medir y evaluar el aprendizaje casi no tiene sentido, la única certeza que tendremos de que un niño a aprendido algo es que pueda utilizar aquello que a aprendido en el momento y la situación justa.

” Muy poco de lo que se enseña en las escuelas se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda, y por último muy poco de lo que se recuerda se usa “

Jhon Holt

Quisiera hacer un poco de énfasis en la poca importancia que le damos a las experiencias, los niños necesitan ser actores de su aprendizaje, para ello necesitaran primero sentir una motivación muy genuina, ademas necesitaran hacer y experimentar por sus propios medios aquello que tanto les motiva y/o intriga y también necesitaran tener acceso a las cosas que les llaman la atención. Recuerdo una vez que una amiga de mi hijo volvió muy feliz de sus vacaciones y le contó con tanto entusiasmo sobre una famosa tirolesa y le explicó tan bien como había sido esa experiencia que mi hijo necesito construir con sus juguetes esa experiencia y hacerla propia para por fin así aprender que era una tirolesa.

20170906_092633

Cuantas veces le quitamos importancia a muchas actividades que nuestros hijos nos piden hacer solo porque no son las más valoradas socialmente (Lengua, Matemáticas, etc). Es muy importante poder ser conscientes de todo esto, y para ello seria necesario cuestionarnos nuestro propio aprendizaje.

¿ Qué recordamos de todo aquello que nos han enseñado?

¿ Porqué recordamos tan poco?

¿ Que cosas sabemos hacer ?

¿ Cómo y dónde las hemos aprendido?

Aprobar un examen es solo recordar lo que hemos memorizado.

Memorizar no es Aprender

Aprender es hacer propia una idea una experiencia una acción y no olvidarlo jamás.

Existen tantas formas de aprender como seres humanos capaces de hacerlo, muchísimas veces no confiamos en el aprendizaje natural porque nos hemos encasillado en algunas teorías, muchas de las cuales creen que un niño atento es un niño quieto, nada mas alejado de la realidad un niño que se emociona, se motiva y por lo tanto necesita moverse y encontrar su propia manera de hacer propio el aprendizaje. A mi me esta pasando con la lectura y las matemáticas. Mi hijo esta aprendiendo muy a su manera. El otro día escuchando una canción que sonaba se dio cuenta de la suma por sucesión, el hizo solo el razonamiento y se sentía muy feliz de lo que estaba aprendiendo.

Para los niños lo importante es descubrir por si mismos, eso les da mucha seguridad y confianza en ellos mismo.

Al pie de mi articulo te dejo dos enlaces de gran inspiración para poder mirar desde otro lugar el aprendizaje. Para poder acompañar mas naturalmente como nuestros niños realmente aprenden.

¡QUE TENGAS UN BELLO DÍA!

Para tu hijo es tan importante jugar como aprender. André Stern

Aprendizaje Autonómo. Yvonne Laborda

LA CESAREA…Sanar lo que no fué…

El día que quedé embarazada de mi segundo hijo sentí muy profundamente un deseo de cuidar la intimidad del embarazo y del parto. Tube que buscar información y atravesar muchos miedos ya que mi parto anterior había sido una cesárea.

Mi deseo profundo era parir en casa pero en la ciudad que vivo actualmente se dejaron de hacer partos en casa y el sistema de salud no solo no acompaña esta desición sino que además la castiga. Esto me llenaba de temores, pero no descartaba la posibilidad de intentar un PVDC. Así llego a mi el contacto de una Doctora, ella con toda su sabiduría me ofreció acompañar los controles mensuales desde mi casa. Así logré atravesar un embarazo poco intervenido sin vacunas sin estudios invasivos, en la tranquilidad de mi hogar.

Pero se acercaba el tiempo de parir y después de mucha busqueda nos decidimos en familia viajar mas de 1000 km y apostar a esta gran desición de parir en intimidad.

Pero no todo salió como lo esperaba, Elene nació por cesárea y realmente fue un momento muy duro para mí. Habian pasado casi tres días llena de amor, de cuidados, de mantras, de música, de masajes, de enojos, de llantos y de risas. Pase de sentir todo mi cuerpo a que me lo anestesiaran, pero todo esa experiencia no habia sino en vano, toda esa energía me acompañó o mejor dicho nos acompañó en el quirófano. El equipo de salud me trató con mucho amor. Todo eso me permitió sobrevivir emocionalmente al dolor de no poder ser dueña de mi cuerpo y aún peor que se llevaran a mi pequeña. Es muy duro no poder parir en intimidad es muy duro no poder quedarte con tu cría..Pero la vida me estaba presentando esta situación y ahí estaba aceptándola.

Cuando digo que la energía seguía allí es porque cuando recuerdo que solo estuvimos 19 horas en ese sanatorio por momentos siento que no estuve allí. Apenas cambiaron a Elene se la dieron a mi pareja que también inundado de amor y energía de esos días de trabajo de parto solo la abrazada y lloraba mientras Elene me esperaba entre succión y succión de su manito.

Cuando me la dieron la puse a mi tetita y no la solté más. No se como pasó, pero solo le hicieron un solo control y lo hicieron sobre mi cuerpo. ELENE nació a las 2 de la tarde de un viernes 18 de Mayo y a las 8 de la mañana del día siguiente yo ya estaba cambiándome para irme (pedí alta voluntaria), es increíble lo poderosa que me sentía apesar de estar operada, hasta dormí sin compañía, preferí que mi pareja fuera a dormir con mi otro hijo, yo me sentía fantástica seguía llena de oxitocina de esos bellos e inolvidables e intimos días de parto. En la casa que habíamos alquilado mi hijo nos esperaba ansiosamente. El también tenía la ilusión de verla nacer. Lo habíamos hablado habíamos mudado un hogar un mes antes con el deseo inmenso de recibir a Elene en intimidad.

Algo en mi interior me confirma que Elene recibió todo aquello que yo anhelaba para su llegada.Su parto fue lo mas respetado posible.

Por algún motivo de mi aprendizaje y evolución yo no pude cumplir mi gran deseo de parir vaginalmente. PODRIA AQUI EXTENDERME y contar todos los aprendizajes que esto me trajo.

Pero deseo en realidad contarles que cada vez que me siento triste por esto me toco la cesarea y doy gracias a mi cuerpo por haberme permitido parir como pude. Le agradezco también a mi útero que me permitió cobijar a Elene y la cuidó tan bien.

A mi lo que mas me ayuda en estos momentos de tristeza por lo que no fue es aceptar y agradecer. ACEPTAR que yo necesitaba vivir eso y AGRADECER a mi cuerpo por esa experiencia.

Tener la posibilidad de informarte que es lo mejor para tu embarazo y parto siempre te empodera. NO IMPORTA tanto si hayamos podido parir como deseabamos sino todos los miedos, mitos y creencias que hemos derribado para poder tomar una elección más conciente y sin duda todo lo que hemos podido permitir para la llegada de nuestros hijos. Se que apesar de mi necesidad de una cesárea mi hija nació muy repetada y casi nada intervenida y eso fue gracias a todo el camino de aprendizaje que me llevó aquel deseo de parir en intimidad.

Te comparto este mantra de césarea que lo leí hoy de la página de faceboock “Maternidad y menospaucia conciente” de Mónica Manso, y es increíble como me conectó con mis momentos de tocarme la herida de la cesárea y llorar y agreceder, también muchísimas veces hice con mis manos un corazón arriba de la herida.

Te invito a que busques un lugar tranquilo y con las manos formando un corazón en la herida digas el siguiente mantra y al finalizar busca a tu hijo y maravillate por su existencia..

MANTRA PARA SANAR LA CESAREA

“Yo parí por cesárea

por cesárea yo parí.

Y se abrió la puerta sagrada

para tí y para mí.

Yo pongo las manos en mi vientre

y susurro para mí:

“Gracias querida cicatríz,

por lo mucho que aprendí”

Y honro este portal de vida,

por donde yo renací.

Como madre, como hija,

como mujer sin fin.

Gracias cicatríz querida,

Por formar parte de mí.

Porque tu costodias bien,

un dolor que padecí.

Un dolor que yo hoy transformo

en sabiduría para mí.

Yo parí por cesárea

por cesárea yo parí.

Gracias cicatríz querida

tú y yo unidas al fin.

Y mi parto fue digno y bueno,

y mi parto me enseñó

A inclinarme ante la vida

Mas allá del corazón!!

Mónica Manso

Mujeres maravillosas comparto con amor mi intimidad y mi manera que voy sanando ese recuerdo que habita en mí. Mi experiencia no me desalienta a seguir sosteniendo que poder elegir con conciencia la manera de parir es una gran oportunidad, siempre sera un aprendizaje, sin importar los resultados. No es lo mismo una cesaréa sin información que una cesarea por necesidad. De igual manera todo forma parte de nuestro aprendizaje, pero que el resultado no nos desanime a informarnos y empoderarnos para el parto.

Si necesitas compartir conmigo como te sentiste me gustaría escucharte. MI CORREO ES NCRECHE@GMAIL.COM

¿QUE NOS IMPOSIBILITA AMAR INCONDICIONALMENTE A NUESTROS HIJOS?

Decirte la verdad es el primer paso para vivir según lo que eres .Sin negar lo que hay, atentiendo a tu realidad interna.

ANA RIAL

Wuau hoy después de leer en un post de una mamá una frase que decía ” Criamos como somos no como queremos “… Me hizo tanto sentido…

LLevo bastante tiempo intentado dar una crianza mejor a mis hijos. Para poder hacerlo tube que buscar ayuda habia algo que me impedia hacerlo diferente y era mi propia historia..

Sin embargo y apesar de encontrarme con una realidad interna bastante dolorosa, todavia faltaba lo mas importante y era transformar todo ese dolor.

Podemos entender mentalmente lo que nos pasó, podemos entender mentalmente lo que nuestros hijos necesitan pero si no sentimos y conectamos con lo que nos pasó y si no sentimos y conectamos con los que nuestros hijos piden, dicen, expresan y necesitan, podremos maquillar la realidad. Podremos seguir creando mundos paralelos, ya que no podemos dar lo que no somos, tal como dice Yvonne Laborda.

La crianza conciente se vuelve así un camino de autodescubrimiento, comezamos a mirarnos, a observarnos, comenzamos a sentirnos. La crianza conciente termina siendo un camino de crecimiento personal. Nos damos cuenta que no hay nada que corregir cambiar ni mejorar en nuestros hijos, nos damos cuenta que ellos son seres muy conectados y que de alguna manera lo que no nos gusta en ello esta reflejando alguna incoherencia en nuestras vidas.

Podemos enseñarle NORMAS de buenas conductas pero si hay mucha distancia entre lo que pretendemos de ellos y nuestros comportamiento pronto nos daran cuenta de esa verdad.

Podemos haber leído mucho sobre crianzas, procesos biológicos y fisiológicos, pero si no estamos dispuestos a parar, a escuchar y a dejar SER a nuestros hijos nos perderemos la posibilidad de conocer la VERDAD, nuestra verdad interna y la verdad biológica del diseño humano.

Nuestros hijos son esponjas de la relidad que viven y también de la realidad que nos negamos en aceptar…Nuestros hijos no solo reflejan como los tratamos también reflejan como somos y aún mas dificíl haran visible todas y cada una de nuestras sombras.

Por eso me animo a decir que criar respetuosamente nada tiene que ver con criar concientemente, la conciencia nos amiga con la verdad, la verdad ES LA QUE ES aunque duela aunque sintamos que no podemos sostenerla. La verdad es sincerarnos con nosotras mismas es abrazar nuestras sombras nuestros límites nuestras faltas de recursos emocionales. Es abrazar y aceptar que lo que un niño necesita dista mucho de lo que realmente podemos ofrecerle, sin embargo podemos aceptar que es así.

Acallar las voces de los niños es mas fácil, es mas facil convencer a un niño que es demandante que es caprichoso que no sabe esperar que no entiende que le faltan límites que no sabe que no escucha que no respeta. Pero un niño necesita sobrevivir y si no encuentra ningún adulto que de por válido lo que siente entonces aprenderá a acallar sus necesidades, comenzando así a crear su propia sombra.

En los años que llevo aceptando esta verdad, que un niño nunca esta equivocado, puedo decir que las mujeres tenemos la mayor herramienta de crecimiento y evolución y sanación y es la MATERNIDAD. Las mujeres tenemos la gran oportunidad de sanarnos y de evolucionar cuando somos madres. Pero para ello necesitaremos ir mar adentro, bucearnos por completo y luego regresar desnudas pero valientes a reconstruirnos de nuevo.

Te invito a conectar con tu hijo, a sentirlo, a preguntarle como se siente, a escucharlo con el corazón sin juicios ni criticas. NO SIEMPRE PODREMOS DARLE TODO LO QUE NECESITAN PERO SIEMPRE PODREMOS DARLE LA RAZÓN Y DEMOSTRARLES QUE ESTAMOS AQUI PARA AMARLOS INCONDICIONALMENTE Y PERMITIRLES SER ELLOS MISMOS.

Que tengas un bello día!!

Y llegó el gran día, mi hijo está aprendiendo a leer!!

” Un niño al que no se le impone nada, y se lo deja jugar tranquilo, juega con entusiasmo, con curiosidad y eso lo lleva a aprender y a descubrir el mundo”

André Stern

Hace unos días mi hijo a sus 7 años y 8 meses me ha pedido por primera vez que le enseñe a leer, ese día le explique como funciona el sonido de las letras, desde ese día todos los días nos sorprende leyendo algún cartel…

Esta experiencia confirma lo que había escrito hace unos días en mi artículo anterior, donde decía que cuando mi hijo tubiese la necesidad y se sintiera preparado (neurológicamente y emocionalmente) para aprender a leer, me lo pediría.

Ha sido un poco díficil sostener ese pensamiento en el tiempo, me ha invadido la duda de si lo estaba haciendo bien, también me sentía un poco incómoda cuando al llevarlo a algún taller tenía que explicar que el todavía no sabia leer. Pero en un momento me jugue por lo que sentía algo muy interno me decía que mi hijo estaba bien que era un niño sano que solo quería jugar, en esos tiempos de dudas me llegó un video donde conocí a André Stern que es el creador del libro ” Yo nunca fui a la escuela”, si bien no tube la oportunidad de leer su libro pero si de escucharlo y mi asombro fue la similitud de lo que el sentía de niño con lo que mi hijo me había planteado el día que me dijo que su trabajo era jugar y que el había nacido para jugar.

También ha sido clave en este proceso el gran apoyo virtual que tube en la Tribu de Madres concientes y la constante inspiración recibida de Yvonne Laborda. Sin ese apoyo hubiese sido bastante más dificil sostener internamente esta manera de acompañar el aprendizaje tan diferente a los demás. Por momentos me sentía perro verde, pero como dije algo muy adentro me decía que ibamos por buen camino.

Sostengo que los niños estan muy conectados y manejan una verdad interna que si somos capaces de validarlas, aunque nos cueste complacerlas, nos habren un abanico de preguntas que nos llevan a replantearnos tantas estructuras y creencias que hemos dado por válidas. Muchos de esos pensamientos que sostienen nuestro actuar y vivir cotidiano se alejan mucho de una vida conectada y plena por eso son nuestros hijos los primeros en revelarse contra nuestra manera de vivir pensar y actuar cuando no es coherente a sus necesidades.

Yo te invito a hacerte algunas preguntas:

– ¿ Que contenidos académicos recuerdas de la escuela ?

– ¿ Que intereses tenías en tu infancia ?

– ¿ Recuerdas a que jugabas de niño y con quienes compartías el tiempo?

– ¿ Has olvidado cuando descubriste algo por propia iniciativa ?

– ¿ Te gustaba leer ?

Después de ir un poco hacia atrás en mi infancia descubrí que de la cantidad de horas que he pasado en la escuela me ha quedado la lectoescritura, las matemáticas y todas las actividades que tube que organizar y ser parte de ella. Mucho contenido académico solo ha sido memorizado y eso se olvida rápido. Lo que reamlente queda es aquello en lo que nos involucramos y somos parte.

Me encantaría que mi experiencia te permita conectar con tu hijo desde otro lugar, a revalidar el juego libre, a confiar en sus intereses y a acompañarlo en lo que más le gusta.

¡Nunca dudes de vos ni de tus hijos!

¡Cuando sientas una verdad interna atraviesa tus miedo y cruza al otro lado ahí esta la respuesta!

¡Felíz día!